¿Pueden las mascarillas ayudar a prevenir la propagación del coronavirus COVID-19? Sí, las mascarillas combinadas con otras precauciones (como lavarse las manos frecuentemente y alejarse de la sociedad) pueden ayudar a frenar la propagación del virus.

Entonces, ¿por qué no se recomienda usar una mascarilla al principio de una pandemia? En aquel momento, los expertos aún no sabían hasta qué punto las personas infectadas con COVID-19 podían propagar el virus antes de que aparecieran los síntomas. No se sabe que algunas personas tienen COVID-19, pero no hay síntomas. Ambos grupos pueden contagiar el virus a otros sin saberlo.

Estos hallazgos llevaron a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a realizar tratamientos faciales con mascarillas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han actualizado sus directrices, recomendando el uso generalizado de simples cubiertas de tela para evitar que las personas con COVID-19 que no lo conocen propaguen el virus.

Algunas organizaciones de salud pública creen que las mascarillas deben reservarse para el personal médico, y señalan una grave escasez de mascarillas quirúrgicas y mascarillas N95. Los CDC reconocieron esta preocupación cuando recomendaron al público mascarillas de tela en lugar de las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas N95 que necesitan los proveedores de atención médica.

Primer estudio en el mundo tiene la respuesta

Hasta la fecha, el estudio más completo sobre medidas de prevención de virus detalla los beneficios de la alienación física, el uso de mascarillas y protectores para los ojos y la cara. Los expertos afirman que esto depende completamente de cómo se usan estas herramientas.

Aunque inicialmente, debido a la escasez extrema, las autoridades de salud rogaron a las personas que no ingresaran a las farmacias para comprarlas, porque la pandemia de coronavirus se propaga por todo el mundo, hoy plantea el requisito opuesto: todos deben usar una mascarillas. Pero, ¿cuál es el impacto real de usarlo? Muchos: según un estudio publicado en la revista científica “The Lancet” este lunes, combinar su uso con mantener la distancia social reduce en gran medida la posibilidad de adquirir nuevos casos de coronavirus.

Para el análisis, un equipo internacional de investigadores revisó 172 estudios observacionales de 16 países, evaluando mediciones de distancia, mascarillas y gafas para prevenir la infección o posible infección con Covid-19, Sars o Mers Propagación entre pacientes. Y personas cercanas a ellos, como familiares o trabajadores de la salud, hasta el 3 de mayo. Por lo tanto, se agruparon 44 estudios comparativos con más de 25,000 participantes, centrándose en siete estudios en Covid-19 (6,674 participantes), seis estudios en Sars (15,928) y once en Mers Estudios (3,095).

Covid-19 se transmite más comúnmente a través del goteo del tracto respiratorio, especialmente cuando las personas tosen y estornudan, directamente o con la mano tocando superficies contaminadas, y luego los llevan a los ojos y luego ingresan por los ojos, la nariz y la boca.

Un estudio realizado por la Universidad McMaster en Canadá encontró que mantener una distancia de al menos un metro de los demás redujo el riesgo de transmisión al 2.6%, en comparación con el 13% para los contactos más cercanos. El autor del estudio agrega que una distancia de dos metros puede ser más efectiva.

Del mismo modo, la encuesta indica que por cada metro adicional (hasta tres metros), la probabilidad de infección se reduce a la mitad.

En términos de protección ocular, descubrieron que las mascarillas, gafas y anteojos están asociados con un menor riesgo de infección en comparación con la ausencia de cualquiera de estos elementos. Los resultados muestran que el riesgo de infección o propagación es del 16% cuando no se usa esta herramienta, y este número cae al 6% cuando se usa dicho protector. También se encontraron los beneficios de las mascarillas, porque el riesgo de infección era del 17% y del 7% al usar el accesorio. La evidencia se centra en el uso de mascarillas dentro de la familia y entre contactos de casos confirmados.

Además, la investigación también enfatiza la efectividad de las mascarillas N95 y las mascarillas de tela multicapa que proporcionan la máxima protección, y estas últimas son mejores que las máscaras de una sola capa. Aunque las recomendaciones para el uso de mascarillas se han incrementado, esta es la primera vez que se proporcionan cifras precisas sobre su efectividad.

El Dr. Holger Schünemann, profesor de epidemiología clínica y medicina en la Universidad McMaster y coautor del informe, dijo: “Estas tres medidas pueden ser el mejor enfoque”.

Problema de probabilidad

“Esto es muy sorprendente. Creemos que el efecto de esta mascarilla es pobre, teniendo en cuenta que inicialmente se recomendó no usar las mascarillas de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud al mismo tiempo”, Ignacio Neumann, experto en medicina interna. Facultad de Medicina de la Universidad de California y coautor del estudio.

Los expertos señalan que “todas estas intervenciones dependen del riesgo de infección: una cosa que la gente piensa es que, si está expuesto a alguien con coronavirus, tiene un 100% de posibilidades de infección, que no es el caso”. Añadió: “Los estudios han demostrado que el personal médico que ha estado expuesto a COVID-19 sin ninguna protección, aun así, tiene una probabilidad del 15% o 16% de estar infectado, lo que no es alto”.

De hecho, en situaciones de alto riesgo, las mascarillas, la protección facial y la distancia social son muy efectivas y reducen el riesgo al 2%. Entonces, ¿qué pasa en la calle? Newman señaló que, en este caso, la probabilidad de infección es inferior al 15%, por lo que la efectividad de la mascarilla también se reducirá, en este sentido, en situaciones de bajo riesgo, la distancia social es teóricamente suficiente.

“Sin embargo, si esta distancia social no se puede mantener, como los subterráneos o los mini vehículos, las mascarillas realmente tienen sentido. Por lo tanto, en situaciones de alto riesgo como hospitales, es razonable usar mascarillas, protección facial y distancia”, agregó. Según los académicos, “las personas piensan intuitivamente que el riesgo de infección es mayor al 15%, pero solo una parte de todas las personas expuestas sin protección están infectadas. Si no, todos estaremos infectados para entonces”.

“Ahora, debemos considerar que estamos hablando de una exposición, porque si una exposición se expone repetidamente, el tema será diferente. Al igual que el embarazo: esta posibilidad es rara, pero si se expone repetidamente, la mujer quedará embarazada”. Aníbal Vivaceta. Departamento de Salud Pública, Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, explicó: “La distancia es esencial para prevenir la propagación del virus y, a medida que la distancia aumenta, su eficacia aumentará”.

Vivaceta agregó que, aunque el estudio no es concluyente, “la distancia física ha demostrado ser una medida de protección relevante. La distancia recomendada es mayor que la distancia recomendada y debe considerarse”. El académico dijo que, con respecto a las mascarillas y gafas, “aunque los datos muestran una tendencia efectiva, depende en gran medida del tipo de mascarillas: en N95, la mascarilla es mucho más grande que la cirugía o la ropa. Pero esto es muy importante cómo usarla “.

“El autor dijo con cautela que este estudio trata sobre el tipo correcto de mascarilla, la gente generalmente no usa este tipo de mascarilla porque les dará a las personas una sensación de seguridad equivocada”. Concluyó: “El hecho positivo es que algunas zonas requieren mascarillas de forma obligatoria, y podemos usar esto para probar si esta medida es efectiva”.