Benedetta Allegranzi, funcionaria de la OMS, ha declarado que, dada la velocidad del propagación que el Covid-19 está teniendo y la declaración conjunta que hiciera un grupo de 239 científicos en la revista científica de Oxford, Clinical Infectious Diseases, en la que se apuntaba hacia la evidencia de que existían pruebas que apuntaban a que la vía aérea era un más que probable foco de infección; finalmente han aceptado que es ésta una posibilidad real.

La OMS ya fue criticada por tardar en aceptar que las mascarillas eran una herramienta poderosa para frenar la expansión del coronavirus, que ya suma más de medio millón de víctimas en todo el planeta.

Expertos de la OMS han puntualizado que “existe evidencia nueva pero incierta sobre las posibles rutas de transmisión en el aire, esta posibilidad es especialmente bajo condiciones muy especiales, como lugares abarrotados y con poca ventilación”.

Hasta ahora, el equipo de científicos y la Organización Mundial de la Salud han acordado que el virus se transmite a través de partículas de saliva expulsadas cuando una persona habla, tose o exhala. Sin embargo, tienen diferentes efectos sobre estas partículas en espacios cerrados. Hasta el día de hoy, la Organización Mundial de la Salud ha dicho que las partículas pueden extenderse hasta dos metros y luego caer al suelo. En cambio, estos investigadores dicen que tienen evidencia de que el virus puede propagarse varios metros en interiores, especialmente los virus con poca ventilación, lo que aumenta el riesgo de infección.

Por su parte, Van Kokhov, directora técnica de la Oficina de Emergencia Sanitaria de la OMS, a paunta que: “Reconocemos que están surgiendo nuevas pruebas en esta área y agregamos que deben estar abiertos a estas pruebas y comprender su impacto en el modo de transmisión y las medidas preventivas tomadas”.